¿Quieres conseguir un efectivo rebranding? ¡Sigue estas 5 claves!

Muchas marcas establecidas y reconocidas suelen darle un impulso a su propia evolución cambiando de nombre, de logotipo o de mensaje publicitario. Actualizándose a los nuevos tiempos y a los nuevos mercados pues. Eso, en el mundo del marketing, se llama rebranding de marca, y lo que busca es generar un cambio favorable en la opinión de los usuarios.

Ahora bien, el rebranding de marca no siempre se hace de la manera correcta. No son pocos los que, queriendo apurar las cosas, terminan haciéndolo todo mal y no siguiendo una serie de pasos básicos que, de tomarse en cuenta, aseguran el éxito de este tipo de procesos… ¿Cuáles son esos pasos clave para un efectivo rebranding de marca? ¡A continuación te los mostramos!:

  • ESTUDIA TU MARCA Y SU SITUACIÓN: Esto es lo primero que se debe hacer. Estudios profundos sobre la marca que permitan conocer en qué punto se encuentra. Eso nos dejará saber si, de verdad, es necesario el rebranding ya sea para marcar diferencias con la competencia, para suprimir una imagen negativa de la marca, para reparar una pérdida de la cuota de mercado, o simplemente para generar un cambio acorde a la evolución de la propia marca.
  • DEFINIR CLARAMENTE OBJETIVOS DE MARCA: Una vez conocida la situación de la marca, se deben definir cuáles son los objetivos que se persiguen con el rebranding. Las metas. Qué se aspira conseguir con este proceso… Unos mejores y más sólidos objetivos permiten cimentar la ruta del éxito.

  • CREA IMAGEN CORPORATIVA CÓNSONA CON NUEVOS VALORES: Una vez definido todo lo anterior, se debe tener en cuenta que el logotipo (o sea la imagen de la marca más visible y que más representa, identifica y acciona con los usuarios) y todas las aplicaciones corporativas deben reflejar esta nueva filosofía. Ergo, se debe cambiar en pro de ello y rediseñar lo que se deba rediseñar… Ojo, siempre tomando en cuenta que cuanto más sencilla sea una imagen más fácil de recordar será, que se debe aplicar imaginación y generar soluciones creativas, y que no siempre la última moda es barómetro para indicar qué debes o no hacer (recuerda que el objetivo es que tu marca sea única y original… distinta al resto).
  • CUIDADO CON LOS COLORES Y LA TIPOGRAFÍA: Lo anterior se complementa con este paso clave. Elegir los colores y la tipografía de la nueva imagen es vital, pues acá entra en consideración el hecho de qué tanto deseamos cambiar. ¿Conservaremos los colores de nuestra imagen anterior? ¿Mantendremos la tipografía y cambiaremos el resto?… Hay que recordar también que los colores tienen simbología y connotaciones psicológicas. Igual las fuentes tipográficas. Eso se debe tener muy en cuenta.
  • ¡MUÉSTRALE AL MUNDO TU REBRANDING DE MARCA!: Cuando todo lo anterior esté dicho y hecho, solo queda difundirlo. Es imprescindible establecer el uso correcto de todos los elementos del rebranding dentro de la empresa, algo para lo que se debe aplicar un manual de identidad corporativa que incluya usos aceptados (y no) del logo, sus aplicaciones, etcétera.